Los 100, arranca la cuarta temporada

El mundo tenía dientes y quería morder a Clarke

CONTIENE SPOILERS

‘The 100’ es una serie de líderes que tienen que tomar decisiones difíciles. El mando recae en dos personas que no lo quieren, pero saben que son los indicados para tomar las decisiones. Las opciones entre las que van saltando los protagonistas… mira, seré clara. Las decisiones entre las que va saltando Clarke con el consejo ocasional de Bellamy son de esas que te dejan tocado. Vida o muerte. Control o muerte.

El peligro es constante y la sensación de estar a salvo pende de un hilo que se parte a la vuelta de la siguiente esquina. Los 100 llegaron a una tierra hostil que me recuerda siempre a una frase que leí en un libro de Stephen King: “El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento”. ‘La chica que amaba a Tom Gordon’, si no recuerdo mal.

Va de una niña que se pierde en un bosque de Estados Unidos, un bosque gigantesco y oscuro que no pertenece a ningún cuento de hadas. Así están Clarke y los suyos, rodeados de tribus con un retraso cultural evidente que están dispuestos a echar la culpa de todos sus males a los nuevos, los extraterrestres.

Las decisiones que tienen que tomar van más allá de las preocupaciones de todo adolescente actual y eso a Abigail Griffin no le termina de entrar en la cabeza. Su hija no tiene que decidir entre a quien llevarse a la cama al día siguiente, al menos no únicamente, tiene que decidir entre cosas tan triviales como quien vive o quien muere. O en el caso de la última temporada, decidir entre vivir todos en Narnia controlados por una IA pirada o morir entre terribles sufrimientos debido a la radiación que se viene por el desierto quemando todo a su paso.

 Bellamy y Clarke se vuelven a unir en este inicio de temporada para llevar la carga en secreto del desastre nuclear que acecha. El gran secreto que se iban a llevar a la tumba dura escasos minutos y tienen que pregonarlo a los cuatro vientos para tratar de convencer a todo el mundo de que no se carguen a Clarke.

 El mayor problema de este arranque de temporada es que suena a algo ya visto. La amenaza tanto de los Trikru como de la radiactividad son constantes y Clarke vuelve a salir del paso por los pelos, apoyándose de nuevo en un Bellamy al que han redimido con demasiada prontitud.

No hay tiempo para guerras. La muerte acecha detrás de cada central nuclear. Resulta que con el ejemplo del desastre de Fukushima aprendieron la lección y aumentaron las medidas de seguridad de las centrales hasta el punto de prolongar su esperanza de vida sin irse a la mierda tras años sin mantenimiento. Pero nada es eterno, así que tienen que ponerse manos a la obra si no quieren quedarse en los huesos en 6 meses.

Y en eso se centró el primer episodio, en sacar a Clarke y los suyos del aprieto para que puedan pensar en una solución a la debacle que se les viene encima. Ni Raven parece capaz de encontrar una solución. Veremos qué nos preparan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s