Todas somos Elizabeth Bennet

Orgullo y Prejuicio, libro, película y series

Todas somos Elizabeth Bennet. Creo que puede ser una de las conclusiones que sacamos al enfrentarnos a la historia que tejió Jane Austen en 1796, aunque no se publicaría hasta el 28 de enero del 1813 tras varias revisiones de su autora. Todas somos Elizabeth Bennet porque de lo contrario ¿quien íbamos a ser? La verdadera cuestión es quién seríamos en realidad si hubiésemos vivido en la época en la que está ambientada la obra, el resultado seguramente sería muy diferente.

Esta obra y sus protagonistas fueron fuente de inspiración para muchas de las novelas románticas que se escribieron posteriormente, siendo algunas una copia con diferentes nombres y cambios insustanciales. Protagonistas inteligentes, fuertes y que quieren salirse de la norma imperante en sus diferentes épocas, pero que siempre acaban de la misma manera, casadas con el rico de turno. Porque además de ser inteligentes tienen mucha suerte.

La primera vez que me enfrenté a la historia del Señor Darcy y Elizabeth fue en la película del 2005, con Keira Knightley interpretando a Elizabeth y Matthew Macfadyen a Darcy. Me cautivaron la banda sonora, los planos y las desventuras de la familia Bennet. Pero aún así no leí el libro hasta hace unos días, después de ver la serie de 1995 de la que sólo destacaré a Colin Firth como Darcy y su asombrosa semejanza con la historia que se relata en el libro.

Como no podía ser menos, lo que más disfruté fue el libro. Las páginas te dan lo que no puede darte una película o una serie, una visión profunda de los pensamientos de los protagonistas. Es imposible plasmar todo lo que sienten y piensan en imágenes. Leyendo formé mi propia idea de cómo debía ser cada personaje y si bien Colin Firth era sencillamente perfecto para ejecutar el papel de Darcy, el resto de personajes de la serie no acaba de encajar con lo que yo tenía en mente.

Keira Knightley se acerca más a Elizabeth que Jennifer Ehle, aún así le falta ese toque de gracia que tiene la segunda de las Bennet en el libro. Rosamund Pike me parece una Jane perfecta, candorosa, tierna y muy guapa. En cuanto a la señora Bennet, ambas actrices retratan con maestría el papel de una mujer absolutamente insoportable e histriónica. Y el resto del elenco es correcto, salvo alguna excepción como Caroline Bingley, que resulta más acertada en la película que en la serie.

Después de una maratón de las tres versiones, descubrí una suerte de fanfic hecho serie, Lost in Austen en el que una joven londinense vive algo que a muchas lectoras de Jane Austen les gustaría vivir. Intercambia papeles con Elizabeth Bennet y le toca arreglar los desbarajustes que esto supone para la historia. La serie tiene momentos divertidos, pero considero que es una idea interesante mal ejecutada. Son cuatro episodios de unos cincuenta minutos que se ven fácil, pero que no llegan a convencer. Supongo que cada una tiene su propio imaginario de cómo sería su vida en casa de los Bennet, la mía desde luego no coincide con la de la protagonista de esta miniserie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s